Del amor y la rutina

Cuando de verdad amas a alguien, tan sólo hablar o acompañar se convierte en un acto romántico. Todos los postureos de las personas que necesitan de artificios para sentir que viven un momento único no saben de romanticismo sino de necesidad de sentirse especiales. Cuando encontréis a la persona adecuada lo sabréis porque disfruta con deleite detalles de la vida cotidiana que a todas luces parecen intrascendentes pero que al calor del amor romántico verdadero se convierten en necesarios e infinitos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .