Lo inesperado

Madurar también consiste en aceptar las decisiones erróneas que tomaste incluso cuando eras una persona diferente a la actual y, aún, cuando las facticidades de ésas decisiones proyecten una sombra en tu día a día presente.

No es resignación sino compromiso con todas las consecuencias de tu elección. Tampoco es una cuestión de huir hacia adelante; a veces te puedes desdecir, cambiar de rumbo o empezar de nuevo. Es reconocer algo como posiblemente irreversible cuando ya no depende solamente de ti mismo y es que, a medida que caminamos por la vida, la confluencia de nuestros actos con respecto a otros se multiplican.

Siempre habrán elecciones personales en tu vida. Sin embargo, uno debe aprender a discriminar cuales son puramente personales y cuales compartidas. Vivimos en sociedad y nuestras decisiones afectarán de un modo u otro a los que nos rodean.

Sostener la más difícil de la coherencia con uno mismo consiste en comprender la naturaleza de los actos propios y sus resultados. Aunque sean imprevistos.

De hecho, siempre hay consecuencias imprevistas: es la vida en movimiento. Donde lo inesperado, sucede.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .