Acerca de Ricky Titraun

Entre estar aquí o en el rincón más oscuro de la barra de un bar charlando sobre lo divino y lo humano no hay diferencia. Quizás solamente que aquí consumo algo mucho más embriagador que el alcohol: una petulante presunción de tener a la Verdad agarrada por los cojones.

No tengo mucho talento y, si alguna vez lo tuve, lo fui desperdiciando de poco en poco en cada recodo del viaje de mi vida hasta que quedó diluido en una pura mediocridad.

Escribo estas páginas para ahuyentar mis demonios y, tal vez, comprenderme un poco más a mí mismo y al mundo que me rodea.

Bienvenidos.

Anuncio publicitario